Espacios cardioprotegidos

El Consejo Peruano de Resucitación Cardiopulmonar (CPRCP) considera de singular importancia que se logre la  normativa sobre instalación, autorización y capacitación para el uso del desfibrilador externo automático (DEA), y que se facilite su implantación, reduciendo y unificando la capacitación necesaria, en cuanto a tiempo y contenidos. Por ello, estas recomendaciones del CPRCP tienen como objetivo fundamental establecer las directrices para el uso del DEA con vocación de instauración en toda el Perú.

La parada cardiaca súbita se considera, sin lugar a dudas, un problema de salud de primera magnitud. En Perú, aunque no se dispone de datos exactos, extrapolando datos se producen alrededor de 20 000 paradas cardiacas súbitas al año, la mayoría de origen cardiológico, en pacientes con edades comprendidas entre los 25 y los 74 años y con una supervivencia entre el 5 y el 7 %.

Es conocido que la supresión de la circulación sanguínea durante varios minutos causa daños irreversibles en el cerebro, por lo que las primeras acciones realizadas por el espectador activo, los primeros intervinientes enviados, y el personal de salud de emergencias juega un papel importante en estas situaciones. Si estas acciones se realizan de forma encadenada, alerta precoz a los servicios de emergencias, comienzo de una RCP precoz por los testigos y la realización de desfibrilación precoz, si se dispone de un desfibrilador, se puede salvar la vida de una persona. Estas acciones encadenadas se conocen como Cadena de Supervivencia, siendo la Resucitación Precoz por testigos y la desfibrilación temprana las llaves de la supervivencia de la parada cardiaca súbita.

El uso precoz de los DEA dentro del conjunto de la Cadena de Supervivencia consigue un porcentaje de recuperación de las paradas cardiacas, con buena función neurológica, muy superior a la que se consigue cuando no se utilizan, o su uso se retrasa. En las recomendaciones sobre resucitación actuales del European Resuscitation Council(ERC) se resalta que:

          El inicio de la resucitación de forma inmediata puede duplicar o triplicar la supervivencia de la parada cardiaca, fundamentalmente por fibrilación ventricular (FV).

           Realizar compresiones torácicas es mejor que no hacer ninguna maniobra.

           La resucitación cardiopulmonar unida a la desfibrilación en los 3 a 5 minutos siguientes al colapso, pueden producir tasas de supervivencia superiores al 60v%

           Los programas de acceso público al DEA con tiempos de respuesta rápidos han conseguido una alta supervivencia.

La experiencia en los países nórdicos, Japón, Ciudad de Málaga en España y diversos estados de Norteamérica ha demostrado que es posible mejorar la supervivencia de la parada cardiaca, fundamentalmente mediante el incremento de la resucitación por testigos, a través de la formación de la población en técnicas de resucitación, y el desarrollo en la instalación de DEA en lugares públicos donde la posibilidad de aparición de este proceso sea más alta. Asimismo, se ha demostrado que estas intervenciones suponen menos costes que otras muchas de las actualmente utilizadas en otros procesos.


El CPRCP considera:

           Que es necesaria una reflexión profunda sobre las propuestas de ley y decretos que normalicen su uso en todo el territorio nacional, pues deben ser menos restrictivos, homogéneos en todo Perú y facilitar realizar capacitaciones para poder utilizar los desfibriladores.

           La liberalización del uso no negligente del DEA por personal no de salud (ciudadanos en general), no formado, con intención de socorrer. En todo caso, de forma óptima, se debería promover la formación de la población en técnicas de resucitación, mediante su inclusión en el currículo de las escuelas desde la enseñanza secundaria. 

           Que desde las instituciones se debería fomentar la capacitación en el uso del DEA de los Servicios de Emergencias No de Salud (Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y Servicios de Extinción de Incendios y Salvamento, etc.).

           Los primeros intervinientes que, sin contar con una capacitación en Salud formal, desarrollan una función que incluye responsabilidades de asistencia (p. ej.,  socorristas, personal de primeros auxilios, etc.) precisan de capacitación y acreditación específica en Soporte Vital Básico (SVB) y DEA, y mantenimiento de sus conocimientos actualizados mediante la correspondiente formación continuada o reciclaje. El CPRCP considera necesario que esta formación sea homogénea en todas las regiones del territorio peruano.